Florida anuncia brusca alza de 7.500 casos por el retraso de un laboratorio


Florida tuvo este martes una alza repentina de más de 7.500 casos de la COVID-19 debido, según el Gobierno de Ron DeSantis, a un nuevo retraso de un laboratorio en la entrega de resultados que datan de abril pasado, pero que “no altera” la tendencia a la baja de la pandemia.

El Gobierno DeSantis además anunció que el descenso de las cifras permitirá levantar la suspensión de visitas a los hogares geriátricos, medida ejecutiva que anunciará con detalles en el transcurso del día.

El republicano tildó de “irresponsable” que los laboratorios Quest demoraran una gran cantidad de resultados y ordenó romper relaciones con esa empresa nacional.

“El hecho de que Quest no reportara casi 75.000 resultados que se remontan a abril significa que la mayoría de los datos de hoy, aunque tendrán importancia histórica, tendrán poco impacto en el estado de la pandemia hoy”, precisó el Gobierno estatal en un comunicado.

Florida, que celebraba ayer lunes el día de menos crecimiento de la pandemia (1.885) desde que a mediados de junio se dispararon los casos, tuvo 7.569 en las últimas 24 horas.

De esta forma, la cuenta total desde el pasado 1 de marzo, cuando se informó del primer caso, llega a 631.040 y 11.521 muertos (190 más), entre ellos 147 de personas que no eran residentes permanentes del estado.

Se trata de la segunda vez que hay retrasos en las pruebas de la COVID-19.

El pasado 12 de agosto el laboratorio Niznik entregó resultados de siete semanas, lo que también distorsionó las tendencias a la baja en esa ocasión.

DeSantis recordó hoy que la ley requiere que todos los resultados de la COVID-19 se informen de manera oportuna al Departamento de Salud.

El republicano además informó en las última horas que amplió hasta el próximo 1 de octubre la prohibición de desahucios de arrendatarios y ejecuciones hipotecarias debido a la pandemia.

Se trata de la quinta vez, desde abril pasado que DeSantis prorroga la prohibición de desahucios y ejecuciones hipotecarias, en ambos casos de propiedades residenciales, no comerciales.

Sin embargo, esto no evita que los procesos comiencen en las cortes.

Según los datos del Censo, aproximadamente el 21 % de los inquilinos en Estados Unidos están atrasados en el pago del alquiler, y se estima que hasta 40 millones de inquilinos podrían enfrentar el desalojo en los próximos meses después de que expiraran las moratorias federales de desalojo a fines de julio.


Like it? Share with your friends!

0

Comments 0

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may also like